martes, 23 de diciembre de 2008

FELICES FIESTAS A TODOS...


Panxoliña do Nadal

I

Hai un vento cheo de frío

apousado nos camiños.

E no ar un asubío

todo cheo de aloumiños.

pero un vento milagreiro

nascerá pol-o Nadal.

Brilará coma un luceiro

pra alomear o portal.

II


Xa nas ponlas dun carballo

nasceu un vento ventiño;

ten doces versos de orballo

e azas de paxariño.

Ten azas de paxariño

e craridades de día,

que llas deu Jesús Neniño

e Santa Virxe María.


Manuel María

Lugo, Nadal, 1951



jueves, 27 de noviembre de 2008

EMPAPELAR LAS PAREDES DE NUESTRA CASITA.-

Si os habéis comprado un Kit... o si estáis montando vuestra estructura partiendo de vuestro propio plano, será necesario que empapeléis las paredes de vuestras casitas... la primera vez es angustioso, pero por experiencia os digo que todo se supera y que al final esto es como coser y cantar...
En fin, que os dejo unos consejillos que os serán útiles, (o por lo menos lo hubieran sido para mí en la primera ocasión que me puse a ello) a la hora de ponerle color a vuestras paredes:





Lo primero que os he de comentar es que la estructura de la casa ya ha de estar totalmente finalizada, si tenéis pensado electrificarla (dedicaré un próximo tutorial a ello) igualmente ha de estar totalmente instalado el sistema de iluminación, pues se trata de “cubrir” toda la instalación...

Podemos utilizar tanto papel comprado en tiendas para la decoración de casitas de muñecas, o bien lo podemos imprimir nosotros, dado que tengo experiencia en ambos sentidos sólo comentaros que el papel que nos ofrecen los establecimientos es muy apropiado, sobre todo por el tamaño, pero hemos de comprar por lo menos dos pliegos para la decoración de una estancia normal (os ruego que comprobéis las medidas, antes de comprar, da mucha rabia cuando te falta un “pedacito”)





Personalmente he impreso la mayoría de las paredes, tienes que estar más pendiente de remates y efectos para que no se note, pues con la impresora de casa tus dibujos no pueden superar la medida de un DINA-4: 29,6 x 21 mm. Pero si preparas unos zócalos que combinen con tu papel, el efecto es perfecto. Tenéis que tener en cuenta, eso si, el sentido del dibujo, horizontal... vertical, para que todo os vaya encajando. La impresión ha de ser siempre en calidad máxima, utilizando mejor un gramaje superior al papel normal, yo utilizo una cartulina fina, con un gramaje de 200 g/m2, para que el efecto sea perfecto, no olvidéis que estamos imprimiendo imágenes en miniatura y si bien puedes conseguir papeles preciosos, la nitidez es un punto importante. Si lo que queréis es “alicatar” cocina o baños, es mejor utilizar papel fotográfico, el brillo proporcionado simula bastante bien azulejos y baldosas.





En cuanto a la cola, os recomiendo la cola de carpintero, cuando la aplicáis queda blanca, incluso se notan manchas de humedad, una vez seca todas las marcas desaparecen, la cola se vuelve prácticamente invisible.

Tenemos que tener cuidado con las esquinas, preparamos el papel y lo doblamos a la mitad empapelando los ángulos de cada habitación, así no se notarán las uniones en las esquinas, luego hemos de encajarlas bien para que pasen totalmente desapercibidas en el resto de la habitación. Cuando incorporemos el papel encolamos inicialmente la superficie que vayamos a empapelar, colocamos el papel comenzando por la parte superior y con un trapito vamos llevándolo hacia abajo, para conseguir que no se formen burbujas. No os asustéis si el papel se arruga cuando está húmedo, es normal, una vez seco no se notará nada...




Os recomiendo que no hagáis antes huecos de ventanas y puertas, podéis equivocaros en las medidas, y en cosas tan pequeñitas ya se sabe... tres milímetros es el mundo... Una vez que tengáis el papel aplicado y seco, con un cutter podéis pasar al corte de los huecos.

Otro día hablaremos de suelos y techos... sinceramente son más sencillos...
Espero que os divirtáis...


domingo, 23 de noviembre de 2008

MUEBLES DE TOCADOR


En esta ocasión me gustaría presentaros un mueble cuya elegancia proporciona a los dormitorios femeninos un aire de distinción: el mueble de tocador, cuya principal función es la de guardar perfumes, cosméticos, joyas, y como no, supone un espacio para embellecerse.

En el siglo XVII, las damas de la corte y de la alta sociedad usaban maquillajes y pelucas muy elaboradas, como respuesta a esta moda se origina el mueble de tocador. Aunque inicialmente se utilizó una mesa auxiliar con tapete, a finales del siglo XIX se comenzaron a añadir espejos y cajones. Enseguida se convirtió en un importante “adorno” que era totalmente imprescindible en mansiones y palacios, por supuesto eran estos hogares con elevados recursos los que podían contar con el tocador entre su mobiliario.


En el siglo XIX la mayoría de los tocadores disponían de un espejo fijo o de uno de caballete incorporado al tablero.

Como podéis observar, esta miniatura nos muestra un diseño muy común en el siglo XIX, se incorpora la parte del espejo con cajones a una cómoda con patas cabriolé, en este caso, va acompañado de una banqueta. Pertenece a mi casita de muñecas.


Este otro modelo de tocador en miniatura, es totalmente opuesto al anterior, se trata de un “”sinfonier” con cajones hasta el final, y un espejo incorporado sobre la parte dedicada a mesa, aquí podemos observar perfumes, la típica bandeja con el cepillo de pelo, un marco con una foto... como podréis observar no hay banqueta puesto que tampoco presenta un frente apropiado para introducir cómodamente las piernas. Pertenece a la casita de Valeria.


En último lugar os presento el tocador de la casita de Gema, en este caso se trata de una cómoda con cajones de color caoba a la que se ha incorporado un espejo de pared en metal dorado, en la encimera vemos cremas, cepillos y una coqueta bandeja de perfumes en tonos azules que nos recuerda el uso que la señora de la casa da a este útil mueble.


martes, 11 de noviembre de 2008

EL PAN

Hace ya muchos, muchos siglos, un ancestro humano supo de los cereales, y desde ese momento, el pan ha formado parte de la cultura universal del hombre. Como no iba a ser menos... en nuestro mundo en miniatura el pan, mejor dicho, la imitación del pan perfecto forma parte de nuestra “cultura gastronómica”, ya en el Antiguo Egipto, el alimento de los egipcios pobres se componía principalmente de pan y cebolla -de ahí el famoso dicho- "Contigo, pan y cebolla".


El pan comenzó siendo para los griegos un alimento ritual de origen divino pero luego pasó a convertirse en el sustento popular, símbolo de la comida por excelencia. El pan ácimo -sin fermentar- era considerado un manjar.
A finales siglo XVIII, gracias a los progresos e investigaciones sobre la harina se consigue mejorar la técnica de los molinos, aumenta la producción del trigo y se consigue una harina mejor. El precio del pan baja al aumentar la oferta y el pan blanco (antes solo para determinadas clases sociales) llega a toda la población.


Para los que tengáis curiosidad:
http://www.juntadeandalucia.es/averroes/vertie/motivadores/histopan.htm
http://www.infopan.es/


Como no, he intentado reflejar un poquito más de nuestra realidad en una de mis escenas, ahí tenéis una cesta de “auténtico” pan, o noooo???



Hemos recreado el pan con fimo: mezclamos fimo tostado y crema, hasta que obtengamos un tono marrón muy clarito, luego moldeamos cada barrita a nuestro gusto... hacemos trenzas, bollitos, barritas que marcamos ligeramente con cuchillo para conseguir el efecto apropiado... horneamos 10 minutos a 150 grados y cuando enfríen podemos barnizarlos ligeramente con barniz transparente mate y cuando esté mordiente espolvorear talco y sacudir inmediatamente.... imita a la perfección la harina... sólo nos queda apoyarlo sobre una cesta decorada con un pequeño retal de vichy rojo... el efecto es realmente estupendo... espero que os haya gustado...

miércoles, 29 de octubre de 2008

BIBLIOTECAS.-

La palabra Biblioteca proviene del vocablo griego biblios, que significa libro y theke, que significa lugar donde se guarda una cosa. Pretende reflejar que no es sólo un lugar donde se guardan los libros, sino que también define el "sitio"donde las personas trabajan, leen... investigan en ellos....

Si buscamos la “primera biblioteca de la historia”, la verdad es que es complicado localizarla... se dice que arqueológicamente podría tratarse de la formada en el palacio real de Assurbanipal, con más de 22.000 tablas de arcilla, aunque el título de “primera biblioteca de la historia se lo disputa junto a la de Lagash en Mesopotamia, la de Hattusa, Ittiti, Babilonia y Elba.

La primera biblioteca pública de la que hay constancia en el mundo antiguo es la de Atenas, fundada por Pisistrato en el 550 a.C.






La más famosa de la antigüedad es la Biblioteca Real de Alejandría o Antigua Biblioteca de Alejandría, fue en su época la más grande del mundo. Situada en la ciudad egipcia de Alejandría, se cree que fue creada a comienzos del siglo III a. C. por Ptolomeo I Sóter y que llegó a albergar hasta 700.000 volúmenes. La destrucción de la Biblioteca de Alejandría es uno de los más grandes misterios de la civilización occidental. Se carece de testimonios precisos sobre sus aspectos más esenciales, y no se han encontrado las ruinas del Museo...


Reconstrucción de la sala central de la Biblioteca de Alejandría (tomado de Cosmos de Carl Sagan).

Tras la aparición en Venezia de la primera casa editorial, el número de bibliotecas aumentó hasta nuestros días. La biblioteca pública más antigua de la actualidad es la biblioteca Malatestiana, situada en Cesena, Italia.

Sin duda lo que muchos pensamos es que llegar a nuestra casa, sentarnos en un cómodo sillón y leer un libro es, quizá, una de las actividades más placenteras a que puede aspirar un ser humano. Es agradable hacerlo en invierno cuando hace frío o llueve en el exterior, pero también cuando el calor aprieta en verano.... Para los amantes de la lectura, disponer de una habitación dedicada al libro, es esencial, los libros perfectamente ordenados, un espacio aislado de ruidos, cálidos sofás en los que sentarse… una estancia estéticamente preciosa. Como miniaturista.... deseo que la estancia que he recreado cumpla estos requisitos... Os muestro la estantería de mi “biblioteca”... los libros que presento son auténticos “incunables”.... cubiertas trabajadas e interiores de fimo, cartón o papel... todo hecho a mano...



jueves, 23 de octubre de 2008

CUNAS DE BEBÉ

Me gustaría presentaros uno de los elementos decorativos más apreciados por los aficionados a las miniaturas: la cuna.



Imagen obtenida de Wikipedia.es

Hablamos de un mueble que prácticamente no ha cambiado a lo largo de la historia: se trata de una “cama” pequeña para los bebes. Las cunas tienen la característica específica de tener "barrotes" o protecciones laterales para evitar caídas durante el sueño. Las cunas tradicionales tenían pies semicirculares que servían para balancearlas y así inducir el sueño del bebé. La mayoría son de madera, aunque nos consta que se utilizó latón en el siglo XIX en Inglaterra, y también tenemos los famosos “moisés”, hechos de mimbre para la primera etapa del bebé.

Siguiendo lo que nuestra imaginación nos dicte, podemos personalizar las habitaciones infantiles de nuestras escenas, aquí os presento varios ejemplos de “cunas” ambientadas en distintas épocas:




Esta es una cuna victoriana en caoba, del Siglo XIX, observamos el balancín que comentábamos en la introducción, así como “barrotes torneados”, incorporados para evitar caídas.

Ahora os presento una cuna de finales del siglo XIX o principios del XX, en madera lacada en blanco y con una sencilla decoración rosa, incluye el detalle de la delicada “mantita” en tonos rosas y azul.





Y aquí una cunita más moderna, de pleno siglo XX. Los laterales presentan sencillos barrotes y las patas ya no terminan con un “balancín”, se convierten en “patas” fijas, aunque en la actualidad la mayoría de las cunas portan ruedas, a fin de facilitar su movilidad.


lunes, 20 de octubre de 2008

IMPRIMIBLES ROSETON PARQUET

Como os decía en el apartado anterior, los rosetones centrales de marquetería en un suelo de parquet imprimen en nuestra escena un estilo único, que es lo que realmente buscamos los miniaturistas...

En este tutorial os facilito varios rosetones que en su día obtuve de una página italiana que se dedicaba precisamente a los suelos de nuestras casas (las de 100 m2, por supuesto), y estos modelos eran muestras del trabajo que realizaban.








Simplemente copiad la imagen que os guste para el centro de vuestro salón, comedor o dormitorio, pegad por ejemplo en word y ampliadla del tamaño que os convenga para vuestra habitación. Luego simplemente una buena impresora, la máxima calidad que podáis, buen pulso a la hora de recortar y pegadla sobre el parquet que ya tendréis instalado sobre el suelo de la escena. Una vez pegada podéis barnizar el rosetón, da efecto de suelo encerado, quedan realmente preciosos.
Espero que os queden preciosos.

EL SALON - COMEDOR DE LA CASITA DE VALERIA

Me gustaría presentaros esta escena de Salón-Comedor, pertenece a la Casita de Valeria.
No he tratado de imprimir un estilo clásico en la habitación, he pretendido fusionar elementos semiclásicos, como los sofás tapizados, en madera de cerezo, la mesita de centro o la vitrina clásica en la que vemos el tradicional juego de té de porcelana, junto con la modernidad de los elementos decorativos: cuadros, platos de colgar y accesorios en general.
Podemos observar en la escena como sobre la clásica chimenea con columnas torneadas presentamos un cuadro de estilo con marco dorado junto a dos láminas contemporáneas con motivos florales.

En cuanto a la zona de "comedor", sobre el aparador labrado, podemos contemplar un retrato de la propietaria de la casa, la mesa de comedor, redonda, con pie trabajado es de estilo clásico, aportando la nota de color las dos sillas tapizadas en damasco rosa intenso.

No he incluido alfombras a fin de no ocultar el precioso detalle de marquetería situado en la parte central del suelo del salón.

miércoles, 15 de octubre de 2008

PROCESO DE MINIATURIZACION DE UN LIBRO

Os presento una obra que resulta bastante trabajosa, pero el resultado es realmente satisfactorio.
El primer trabajo que nos planteamos es el de investigación, buscamos la obra que queremos miniaturizar, en mi caso la descargué de Internet en formato PDF, también podéis escanear imágenes desde alguna obra que tengáis en casa, etc.


Hemos de ajustar las páginas al tamaño del libro que queramos imprimir, en el caso de estar trabajando en la escala 1/12 lo ideal es que las medidas no excedan demasiado de los 2 x 3 cms.

Una vez que tengamos listo el texto nos toca recortar, en mi caso se trataba de 180 páginas una a una, nada menos...

Ya hemos terminado de recortar, ahora encolamos las páginas por el "lomo" y lo dejamos secar.


Preparamos tapas, en mi caso realicé un escaneado sobre un libro original y una impresión en alta calidad. También podéis encontrar alguna tapa en Internet...

Reforzamos el interior de las tapas y forramos... no olvidemos que es muy importante que la obra se ajuste en lo posible a la realidad...

Encolamos el lomo de las páginas junto con las tapas y lo dejamos secar unas horas.


Barnizamos el exterior del libro, esto crea un efecto que imita bastante bien la textura de la piel... ni que decir tiene que la impresión ha de ser de muy buena calidad porque si no el barniz se lleva todos los colores.

Como podréis observar el resultado es estupendo, ahí tenéis original y miniatura. Ahora estoy trabajando en el "Breviario de Isabel La Católica", cuando lo tenga listo os lo enseño.

Espero que este "taller" os haya resultado interesante...

LIBROS EN MINIATURA



Nos preguntaremos, quizás, el porqué de la existencia de libros tan pequeños que resultan complicados de leer. Su origen histórico tiene un sentido práctico: constituían un pequeño soporte en el que se podía mover mucha información, no pesaban y no suponía ningún esfuerzo su transporte.
Los primeros libros eran religiosos y estaban diseñados para ser llevados siempre encima, libros de horas, breviarios, etc. se confeccionaban de la forma más pequeña y breve posible para tener siempre cerca la “palabra de Dios”.
Luego aparecieron mini calendarios, que se realizaban igualmente en un tamaño mínimo, a fin de que pudiesen ser llevados en los bolsillos de los chalecos de los caballeros o en los bolsitos de las damas. Se comercializaban en primorosos estuches, acompañados de una lupa de dimensiones proporcionales a los libritos, que a su vez se encuadernaban a todo lujo en piel, nácar, marfil, carey, filigrana, esmaltes, seda, bordados, plata y oro... Convirtiéndose en verdaderas joyas.

En la actualidad el sentido que tienen estos libros son los de la valoración del mérito de su artesanal fabricación y "miniaturización", auténticas obras de arte buscadas por los coleccionistas...

http://www.minilibros-buch-book.com/

Por supuesto que como lo que nos ocupa en estas páginas son las miniaturas, en general, y las que podamos aplicar a casitas de muñecas y escenas en particular, hemos trabajado un poquito en el proceso de “miniaturización” de un libro, el cual os presentaré en mi próxima entrada.


Este es de mi propia "cosecha", se trata de las Rimas y Leyendas de Bécquer...

martes, 14 de octubre de 2008

INODOROS

Bueno, como sabemos que el arte del miniaturismo imita a la realidad, y como otra de mis aficiones es la historia, os pongo primero en antecedentes... sobre el origen de los inodoros... así como alguna que otra curiosidad... realmente interesantes....

Desde relativamente pronto, el hombre fue consciente de la insalubridad de estar expuesto a sus propios excrementos, y los pueblos más primitivos ya tenían cuidado de, al menos, alejarse de los lugares de vivienda para hacer sus necesidades. Sin embargo, con la aparición de los primeros núcleos de población, eliminar los excrementos empezó a convertirse en un verdadero problema — no sólo por la incomodidad, la falta de intimidad o el olor, sino también por el problema de contaminación del agua potable y la propagación de enfermedades infecciosas.

La primera solución a este problema fue la letrina: un agujero en el suelo, normalmente en el interior de una pequeña estructura para proporcionar intimidad. A menudo, el agujero conducía a una cámara más o menos grande. Cuando se había llenado, se cerraba y se abría otra en otro lado, y así una y otra vez. En algunos lugares, las letrinas eran colectivas; en otros, cada núcleo familiar tenía la suya.

Los romanos eran muy aficionados a los baños públicos, y sus termas existen en muchos lugares de Europa. Lo mismo sucede con sus latrinas, que a pesar de llamarse así son mucho más parecidas a nuestros sistemas modernos que a una primitiva letrina (agua corriente bajo el asiento elimina los residuos). Lo curioso de las latrinas romanas es que, en muchos lugares, están agrupadas en habitaciones públicas, lo cual parece sugerir que la actividad era, en algunos casos, social, en vez de algo –como nos sucede ahora– de lo que avergonzarse y ocultar. Curioso, ¿verdad?

"Latrinas” públicas romanas en Ostia Antica.

Pero con la caída del Imperio muchos de los avances en ingeniería romana se perdieron en gran medida: los europeos volverían a las primitivas letrinas, y el concepto del alcantarillado se perdería en el olvido durante siglos. El problema, además, se agravaría según avanzaba la Edad Media por el aumento de población. En los pueblos, las casas solían tener su letrina en una caseta cerca del edificio principal, pero ¿y en las ciudades? Solían hacer sus necesidades en recipientes de loza o metálicos, y luego echarlos por la ventana a la calle.


Llegamos ya al siglo XVI, cuando Sir John Harington desarrolla un sistema bastante parecido –salvo en un aspecto fundamental– a los actuales: un asiento con cisterna y que se vaciaba con el agua de ésta al accionar un mecanismo. Harington, que formaba parte de la corte de la Reina Isabel I de Inglaterra, ofreció su invento (que denominó “El Áyax”) a su soberana. Me pregunto cómo sería la conversación. Isabel (que era, además, la madrina de Harington) construyó uno en el Palacio de Richmond, aunque no lo usaba demasiado: al parecer, hacía demasiado ruido, no me preguntes cómo ni por qué.

Sir John Harrington

La solución la dio Alexander Cummings, un relojero de Londres, en 1775 con su patente 814: el sifón. El sistema es simple pero eficaz, y consiste, como probablemente sabes, en una tubería en forma de S. Cuando el agua pasa por el sifón, la parte inferior de la S siempre queda con algo de agua, que actúa de cierre hermético del resto de la tubería (que conecta, tarde o temprano, con la alcantarilla). De este modo, los gases que pueda haber “al otro lado” no pueden salir, y es posible instalar todo el invento en la casa. De ahí el nombre de inodoro: a partir de Cummings, el olor dejaría de ser un problema insoluble.


Pasarían años hasta que el público en general pudiera disfrutar de los inodoros: al principio fueron instalados en lugares públicos, como el Palacio de Cristal de Hyde Park, en Londres. Los londinenses, impresionados, acudían a utilizar este prodigioso invento al palacio. Allí, funcionarios vestidos de blanco los recibían y cobraban el penique que costaba sentarse en uno. De hecho, en Londres se extendió la expresión “voy a gastar un penique” para referirse a lo que te estás imaginando.

El Palacio de Cristal en 1851.

Finalmente, en la década de 1880 Thomas Crapper empezó a fabricar inodoros baratos y de gran calidad, lo cual hizo que se extendieran por muchas casas. Su diseño era ya muy parecido al nuestro: una cisterna que se llena de agua y tiene un tapón; cuando se tira de la cadena o se acciona la palanca se destapa la cisterna, y el flotador cierra la entrada de agua cuando la cisterna se ha llenado de nuevo.
De modo que, estimado lector, propongo que la próxima vez que estemos sentados en uno, sin moscas, contaminación del agua potable, olores peores que los inevitables ni reflujo de aguas negras, en la comodidad de nuestro propio cuarto de baño, dediquemos unos segundos de agradecido silencio a Crapper, Cummings, Harington y los anónimos inventores de Roma. La vida sería bastante más incómoda sin su labor.

Bien, y después de este extracto de historia, como no, en nuestras casas de muñecas no podíamos dejar de reflejar una realidad existente ya en las casas victorianas. En estas épocas los inodoros eran de cisterna alta y requerían menos cantidad de agua para funcionar, este es el inodoro de la Casita de Gaia:
La mayoría de los inodoros son de tipo pedestal, constan de un asiento fijado al suelo mediante bulones u otra pieza removible, disponen de una cisterna baja, situada detrás del asiento con un mecanismo de llenado, con una válvula de nivel, que corta la entrada de agua cuando llega a un nivel determinado, y de otro de descarga, accionado por el usuario. Os enseño el inodoro de la casita de Valeria,


Y aqui teneis el de la casita de Gema... ya os presentaré las estancias completas en sucesivas ocasiones....

Gracias a la fontaneria, los cuartos de aseo han avanzado una barbaridad... pero observad la decoración de las cisternas y tazas... con flores o guirnaldas de flores... a finales del siglo XIX, se buscaba la unión de la practicidad y el adorno... útil y bonito...

lunes, 13 de octubre de 2008

TARTAS EXQUISITAS...

Antiguamente la palabra repostería significaba "despensa", era el lugar designado para el almacenamiento de las provisiones y en donde se elaboraban los dulces, pastas, fiambres y embutidos.El repostero mayor de un palacio era la persona que estaba encargado de gobernar todo lo referente a las necesidades domésticas; después de cierto tiempo, el cargo era honorífico y lo ocupaba siempre una persona proveniente de una familia de gran estirpe.Desde los inicios del siglo XVIII, la palabra repostería se refería al arte de confeccionar pasteles, postres, dulces, turrones, dulces secos, helados y bebidas licorosas.

La repostería está considerada como un arte delicado por la inmensa variedad que se usa en su confección y por las diferentes presentaciones que puede tener un postre o pastel.


Sin duda alguna la repostería es un arte, y la imitación de tartas y dulces en miniatura requiere mucha paciencia e imaginación.


Uno de los factores más interesantes a la hora de construir una escena en miniatura es conseguir imitar lo mejor posible la realidad...
Considero que los alimentos, en general, nos ofrecen infinitas posibilidades...

En este caso en concreto me gustaría mostraros unas "exquisitas tartas", en diferentes variedades.


Gracias a las pastas de modelar, tipo fimo, sculpey, etc. podemos conseguir unos deliciosos platos... para muestra os enseño:




Estas "obras de arte" proceden de Tailanda, cuyos artesanos miniaturistas consiguen auténticas maravillas...