lunes, 6 de octubre de 2008

PORCELANA.- JUEGOS DE CAFE, VAJILLAS

El nombre de porcelana se debe a una confusión. La palabra porcelana es sinónimo de cauri, un tipo de molusco cuya concha es blanca y muy estimada y que en algunos lugares de Oriente se utilizaban como moneda. Cuando Marco Polo regresó de su viaje y escribió sus memorias, comentó sobre la belleza de la cerámica china y al mismo tiempo contó que sacaban muchas de estas conchas o porcelanas del mar. Como hasta el momento la fórmula seguía siendo un misterio, pensaron que tal vez esa cerámica estaba hecha con la concha nacarada del molusco llamado porcelana. Y con ese nombre se quedó.

Su origen está en China, en la época de la dinastía Shui (581-617) y tuvo gran impulso en los años siguientes, del 618 al 906, en la época T’Ang. La tradición cuenta que fue Marco Polo quien habló por primera vez sobre este tipo de cerámica, pero hasta mediados del siglo XIV no se dieron las primeras importaciones comerciales en Europa.
En 1708 y 1709 aparece la verdadera porcelana, conocida como porcelana dura. El alquimista (químico) alemán Friedrich Böttger en la corte de Dresde, bajo el gobierno de Augusto II, elector de Sajonia y rey de Polonia, consiguió una fórmula cuyo resultado se aproximaba mucho a la cerámica china.

En Nápoles se fundó la fábrica de Capodimonte en la época en que Carlos de Borbón (futuro Carlos III de España) gobernaba el reino; cuando llegó a España fundó una fábrica de porcelana al estilo de la que conoció en Nápoles: Real Fábrica de porcelana del Buen Retiro.
En Francia, en la ciudad de Sèvres, cerca de París, existía una fábrica de porcelana blanda que en 1760 pasó a llamarse Manufactura Real y en 1768 empezó a producirse en ella la porcelana dura.
En este mismo siglo el marqués de Sargadelos, (natural de Ferreira de Oscos en Asturias), viajó hasta tierras de Lugo para crear una fábrica de porcelana que supuso el primer alto horno del sur de Europa. La fábrica subsiste en el siglo XXI y ha sido ampliada y remodelada con arreglo a las técnicas modernas.

Por supuesto, no podemos ignorar la importancia que podía tener en un hogar del siglo XVIII – XIX la posesión de un juego de café o una vajilla de porcelana....


2 comentarios:

  1. Hola!! Estaba interesada en encontrar una vajilla de sargadelos en miniatura. He visto que tienes una foto en este blog de una aunque no sé si es de mniatura. Sabes dónde podría conseguir una?
    Volveré a entrar en el blog a ver si me hasta conestado.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Si te gustan las cosas delicadas y lujosas no hay nada como una buena vajilla con finos detalles, sin importar si es de de loza, porcelana o cristal; da un aspecto tan maravilloso y de buen gusto que pensé dejarles algo al respecto, sé que les va a fascinar http://mundolujo.portalmundos.com/vajillas-delicadas-cuando-las-comidas-son-un-lujo/ Abrazos

    ResponderEliminar